Una de las relaciones singulares que podemos observar en las primeras décadas del siglo XX, es la presencia de misioneros protestantes de origen anglosajón, en las distintas universidades de América Latina. En este pequeño artículo quisiera mencionar algunos que pasaron por la Decana de América, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

La universidad fue creada por los padres dominicos el 12 de mayo de 1551, por Real Cédula del Emperador Carlos V, siendo la primera facultad de Teología y Artes. Durante su época virreinal abrió las puertas para la creación de la Facultad de Derecho (1571) y Medicina (1634). Las facultades comenzaron a crearse en torno a las necesidades y a los nuevos retos que se daban en el mundo moderno.

Hay dos aspectos importantes que se tejen para la apertura de la universidad a la presencia de estudiantes de otros credos religiosos, en especial del protestantismo anglosajón; en primer lugar la salida de la Facultad de Teología en 1906, y dar inicio al Seminario de Santo Toribio y la creación de la Universidad Católica en 1917, ambos sucesos coyunturales permitieron recibir a los misioneros protestantes para su revalidación de sus títulos universitarios.

Entiendo por protestantes liberales a aquellos que manifestaban ciertas opciones de trabajo social, cuidado especial a crear una influencia protestante en el seno de la cultura latinoamericana, y que propiciaban una relación estrecha entre la iglesia y la sociedad. A diferencia del protestantismo liberal que surgió en Alemania, en los cuales la crítica textual y al desmitologización de la Biblia eran aspectos importantes en su teología.

John A. MackayBajo esta coyuntura se presenta el misionero escocés John A. Mackay (1889-1983), quien funda en 1917 el colegio Anglo-Peruano, y en 1918 se presenta ante la Facultad de Letras de San Marcos para presentar su tesis Miguel de Unamuno, su personalidad, obra e influencia, tesis que fue recibida con todos los honores por parte de las autoridades académicas, siendo publicada en la Revista Universitaria, órgano de la Universidad de San Marcos (1918). Me permito sugerirles leer mi libro Protestantismo y política en la vida y obra de John A. Mackay 1917-1936; para ver la labor que realizó en la Universidad de San Marcos y los escritos que realizó en esos años.

Al año siguiente de la presentación de la tesis de Mackay y por la apertura que brindó la Universidad de San Marcos, el misionero norteamericano de tradición presbiteriana Wester Browning (1869-1942), presenta su tesis: El Alma Americana (1919). La tesis constituye un legado importante para la historia de las mentalidades protestantes en los años veinte, sobre todo, porque da la visión del llamado Panamericanismo Protestante. Browning realiza una aproximación a las diferencias y similitudes que existe entre el país del Norte (Estados Unidos), y los países del Sur (Latinoamérica); acercándose a través de la herencia intelectual, similitudes entre la poesía, la educación, la literatura, el ensayo, la filosofía, la historia y la música.

Desarrolla también el ideal de la democracia, la herencia religiosa y el alma y sus herencias. La tesis de Browning fue publicada por la revista Época en 1995 y se encuentra en la Biblioteca Nacional del Perú y en la biblioteca Universidad Seminario Evangélico de Lima.

El misionero Frank Stanger es otro misionero norteamericano, de tradición metodista que sustenta su tesis doctoral en la Universidad de San Marcos. Llega al Perú en 1920 para trabajar en los colegios metodistas que se habían fundado en Lima, Callao y Huancayo. Su tesis fue presentada en la Facultad de Filosofía, Historia y Letras, en 1925, bajo el título: La Iglesia y el Estado en el Perú Independiente. Stanger se interesa por las relaciones que han existido y aún continúan entre la Iglesia y el Estado Peruano, remontándose a los tiempos de la colonia y poniendo énfasis en la libertad de cultos, que se había logrado, gracias a la modificación del artículo 4to de la Constitución de 1860, donde se prohibía el ejercicio de otro culto que sea contrario a la Iglesia Católica Apostólica y Romana. La tesis se divide en: La colonia, la independencia, Bolívar, las vinculaciones, el patronato, liberales y conservadores, el Fuero Eclesiástico, los diezmos, los cementerios laicos, el matrimonio civil y la libertad de cultos. La tesis fue publicada y promocionada en las comunidades evangélicas y en los círculos académicos y políticos.

La última tesis presentada en la década del veinte fue la de Jay Field, misionero norteamericano que llega al Perú en 1919 y en 1920 es secretario ejecutivo de la YMCA o la Asociación Cristiana de Jóvenes. Dicha organización fue rechazada por la Iglesia Católica y los círculos conservadores de la época. Field también se desempeñó como Vicepresidente de la Alianza Evangélica del Perú. La YMCA empezó sus labores en el país desde una identidad y cultura protestante. En 1929 presenta su tesis en la Universidad de San Marcos con el título: La civilización mecánica, donde realiza un acercamiento filosófico a los cambios que se venían dando el mundo por el trabajo mecánico y lo que esta podría significar en el mundo contemporáneo. Los primeros capítulos de la tesis fueron publicados en 1930 en la revista evangélica La Nueva Democracia. Field fue profesor también en la Universidad de San Marcos.

Otros misioneros presentaron sus tesis en la década de los años treinta. Herbert Money, Stanley Rycroft y Alexander Renwink, pero eso es materia de otro artículo.

Tomás Gutiérrez Sánchez
Lima, 12 de mayo de 2017
466 Aniversario de mi alma mater